Conejo en la luna


Las energías están esparcidas en el aire
La esponja atrapa todo cuando a su lado pasa
Los estruendos son inconclusos
Circunstancias rebosan la copa
El esfuerzo por brillar se enfatiza
La maraña de egos se vuelve efusiva

Se trastornan con simplezas los escudos
Se aglomeran las ideas del verdugo
Sale a flote la certeza del desorden
Y se largan a correr como derroche.

El despojo y el desvelo continúan
Martillando en la conciencia que se olvida
Se desnudan sin templanza las acciones
El agobio sobresale por razones
La fátiga que se enreda con la huida
Viene a ser como una luz pérfida y sombría

Lamentando el porque no es ciertamente
La persona que nunca ha sido y nada siente
El deseo de ser algo suena a espanto
Aún si se marchita por no ser santo.

La apariencia ya no es lo importante,
Ni las sombras que perpetuán las salidas
Ni el malgasto, las tragedias y la huida
Llega el día sin culminar la osadía
Agolpados todos juntos sin que suene,
un paso justo de piedad que se revele.

Es la forma de aminorar las consecuencias, sin saber lo que es vida
sobre huellas, la firmeza de entender que aún ahora,
lo entendible cobra vida sin demoras.

PD: Me parece que hay una película mexicana con este mismo nombre, pero el poema no tiene nada que ver con la misma.
Inspirado en el prototipo de personas como “El marciano”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s