Del día que me llamaron poeta:

26/06/09.

Me llamaron así, por primera vez en la vida, en pleno verano, en pleno Junio. Fue en vivo y en directo, no fueron letras, fueron palabras en el aire, atrapadas por una partecita de mí. Y respondí: – Así quiero que me recuerden como eso, como lo que soy, no como es costumbre llamarme.
Los años invertidos en mi reciente oficio que concluí hace poco, han sido productivos y me han forjado una parte del carácter, pero siempre fui poeta. Corríjanme si me equivoco pero no sería Poetiza, estoy desconectada de las formas correctas, recuerden que sigo descubriendo cosas y formando mi coraza, a veces me pierdo dentro de mí, para solo salir a recoger lo que queda, ya sea de la noche o del día.
No quiero andar por ahí siendo subjetiva todo el tiempo, el objeto busca razón y ese es el sustento. Siempre he creído y termino diciéndome:
No demuestres tus convicciones, para no arrastrar consecuencias.
No actúes de forma firme para no cargar con las cuentas.
No busques.
No vivas.
No vayas a ser libre porque tus pensamientos vuelan alto y esas coordenadas obstruyen el camino ajeno.
No debes decir lo que piensas pues puede traer consecuencias fatales.
No debes ser feliz, pues la felicidad no existe.
No te equivoques, que debes llegar a ser perfecta.
Debes ser el ejemplo de tus hermanos, el molde a seguir.
Será que una cara tierna, apariencia de menor edad y estatura muy baja, no reflejan el respeto que se uno merece. ¡Bueno! , estas son solo preguntas, con esas características físicas se logran muchas cosas a lo largo de los años, o bien siendo sincera, en mi cuarto de siglo. Me hubiese gustado haber conseguido más, pero estoy viva quien quita que mañana decida ser otra cosa.
En reuniones y actividades es odioso que salga a relucir la apariencia nefasta, esa que provoca frases como: “A pesar de tu juventud, tal o cual cosa”… es una forma de demostrarse elocuente y en otras, resulta superfluo…
A veces se vuelven efusivas las actuaciones con un grado de ímpetu compulsivo, se desgarran por dentro nuevas heridas, se cierran otras y tapamos con calmantes los dolores que arropan el alma. Como sacarle partido a una de las partes más incomodas y decidir sobre el futuro cuando el presente, está repleto de acciones equivocadas, pero no de tu parte, sino de que evalúan tu capacidad por la apariencia.
Es un tema insistente y aplastante, una forma de no dejar ganas de nada, de aminorar, de decirte, No puedes. Pero todo eso se me olvida, lo único que me importa es que me llamaron Poeta… o Poetiza que importa, me da fuerzas, otro giro, un respiro, aun existimos, aun estamos ahí escondidos, buscando, decidiendo que hacer, dibujando acciones con palabras y sentimientos. Aguantando que nos tachen de cursis a veces o de que esas son boberías, que quien lee.
Ahora solo quiero dejar fluir el pensamiento, desmantelar un poco la vergüenza y dejar fluir el sentir, a medida de la corriente, con más transparencia, para guardar un poco el reflejo que provoco hacia el exterior y solo ser yo. Sera que no puedo hacer ciertas cosas, porque supuestamente no encajan conmigo, es difícil de entender que soy ecleptica con la música, siiii, es difícil imaginarme bailando, o cantando, que mi color favorito no es rosadito claro, sino azul marino y amarillo (desde que tengo uso de razón), pero puede gustarme cualquier cosa, SOY REAL, pero sobre todo soy POETA, ya me han llamado así.
Anuncios

One thought on “Del día que me llamaron poeta:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s