Un buen comienzo

Muchas veces ha pasado por mi mente la idea de realizar algo diferente a la filosofía y a la poesía, porque simplemente no encajaban dentro de Cuestiones del alma, hay una parte de mi muy lógica y surreal, también una parte ansiosa por desenredar episodios vividos casi por minutos, este es el motivo de este inicio que enmarcare sobre mi experiencia de ayer de la cual no estoy segura si fue real o fue un sueño.
Eran las 4:45 p.m. cuando la ansiedad empezó a disfrazarse, los planes eran unos pero se convirtieron en otros, fue la mejor manera de iniciar . No es tan usual que en este clima a pesar de ser tan extremo en Octubre este tan caluroso, pero eso sumado a las demás precariedades a que estamos condenados como país, no permite un estado agradable.
Me tomaste la mano, me dijiste que debía cambiar… CAMBIAR, pero si en eso estoy desde hace tiempo y he logrado mucho. No es suficiente tienes que creértelo tu.
Entre vueltas y vueltas terminamos dirigiéndonos hacia algún punto de la ciudad, aquel que deseaba desde luego. La gente estaba ocupada, iba y venía, entraba y salía, compraba; se marchaba, nosotros mirábamos unos videos que tenían puestos, mientras comíamos, estábamos entretenidos y mi humor era una ruleta rusa, por todo un enfado y también una alegría. Corregiste algo en mi esa noche, debo quererme a mí, antes que nada, lo analice, lo digerí, calcule la cercanía para hacer una prueba rápida de mi seguridad y así lo hicimos, te convencí de entrar y no querías, luego dude en entrar pero ahí estábamos sentados como hace dos semanas en el mismo escenario, sin el mismo público.
Quería hacerlo, pero no me atrevía, los ritmos empezaban a sonar y me decía a mi misma que podía hacerlo también, dudaba y dudaba como si no fuese real, llegaron más personas y yo disfrutaba de la seguridad que ellos tenían despierta y que yo necesitaba despertar. Me anime, subí al escenario, cante, lo hice, el aplauso y mi satisfacción, fui segura por decisión propia y tuve un testigo, que me abrazo y me dijo que todo estaba bien. Mi sorpresa, repetí la escena y luego nos marchamos, al llegar cansada y en plena disposición de mi mente, me dormí de forma instantánea, luego soñé lo mismo, creo que hasta mejor, sentí que debía narrar y seguirlo haciendo pues el tiempo de cambiar es un presente, no algo por realizar.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s