Cosas olvidadas que encontré…

Reflexión 2003

Cuan estrecho se hace el tiempo.
En cada amanecer, los segundos aceleran su encuentro con el pasado convirtiéndose así en historia.
Aprender a plantearnos un momento, resultaría más extraño que en el instante que se suponía lo difícil; este solo existe cuando es desconocido, cuando nos llenamos de luz contemplamos con satisfacción el circulo de nuestra verdad.
Entre espinas a veces nos toca caminar y optamos por desprendernos de nuestra alma, y debemos entender que las espinas terminan y el alma es eterna, es mejor concebir una idea, una llama que sirva para aclarar la situación, un espejo para vernos mejor, un deseo de cumplir, es la chispa que puede encenderlo todo.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s