En peligro de extinción

Realmente no se qué ha pasado, no entiendo cómo se puede basar una vida en lo superficial, tenemos tan poco tiempo para disfrutar, siempre me hago la misma pregunta y como no encuentro respuesta hablare de aquello que llaman humildad.
Pregunta no. 1
¿A que se refiere la gente con relación a esto y básicamente donde está la frontera que la limita de la debilidad?
Es una virtud, una condición, un trofeo o un simple adjetivo. Si es que existe se perdió hace mucho tiempo y naufrago junto con todos sus hermanos. El perfil bajo y la sencillez le acompañan pero se esconden y siento que deben de salir y mostrarse, soltar por un momento su raíz.
Pregunta no. 2
¿Representa alguna cosa esto o simplemente se quedan enganchados con hilos frágiles?
Conozco mucha gente segura de sí y admito que admiro tanto esta cualidad, más que ninguna, por su rareza y por su peso, pero me siento fan de la humildad, casi no la veo, es tan difícil de encontrarla, aun así disfruto tanto de sus obras.
El día que la encuentro en la calle una sonrisa me sale sin querer y me quedo mirándola porque no es común verla en estos días, sus hermanas andan por ahí dentro de cada corazón pero no salen mucho, algunos ni saben que viven ahí y prefieren darle cabida a otros invitados mas opulentos y mezquinos, esos que ocupan mucho espacio y solo salen a fanfarronear. Como dijo una gran amiga mía “personas con deseos erróneos de sobresalir…”
Pero bien ahora solo le doy paso a esa hermosa y delicada humildad que siempre se le adjudica a los que no tienen tanto pan, a los que prefieren dejar de firmar o dar la cara.
A diario me encuentro con huéspedes de grandes virtudes, de las cuales la gran mayoría confunde con lentitud, dejadez, estupidez. No se han ido al fondo, para rebuscar entre su relleno, tal como lo hacen a la hora de emplear sus contenidos en todo lo banal y absurdo.
Es muy sencillo cuestionar lo que hace falta en aquel costal, es tan fácil mirar el propio y decir cuánto tengo, pero es difícil evaluar la calidad de ese contenido a sabiendas de que el peso y la calidad no tienen relación directa.
Recuerdo la humildad que me transmitieron dos ancianos sentados en la vía publica, ambos estaban barriendo la acera, este era su trabajo, después de terminarlo se sentaron y compartieron la comida que llevaban. Ella lo miraba con una sonrisa cómplice y el con respeto. Para mí no existe ni existirá una imagen que retrate tantas bondades y tanta admiración, lamento no haber tomado una fotografía, pero en mi memoria se registro y hoy lo comparto.
La tierra tiene sobre peso, por momentos convulsiona, y pienso que lo hace por la carga negativa que lo está arropando, esa carga que condensa el orgullo como principal protagonista, contiene arrogancia, fiebre de poder, de reconocimiento. Como quisiera que fuese un globo y tomar una aguja para desinflarlo, pero vienen las consecuencias, esto es parte vital el equilibrio, de todas formas siento que la balanza se está inclinando hacia el lado oscuro y arropa los buenos sentimientos que todos llevamos dentro.
En algún momento podre ver de nuevo esa escena, para retratar esa humildad antes de que se esconda o se extinga de la faz de la tierra.
Anuncios

One thought on “En peligro de extinción

  1. Pense que habia publicado en este post.

    Uno de los mejores que has escrito, aparte de la que foto me encanta demasiado, me da un sentido distinto, como si lo hubiese vivido.

    La anecdota de los anciones, tiene una humildad como la misma que ellos emanan.

    Mairelys…….

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s