MIRADOR SUR (Introducción)

Las imágenes de esta publicación pertenecen a 
http://www.skyscrapercity.com

No pretendo que sea parte de una biografía personal, pero debido al componente emocional que me enlaza tendré que hacer mención de esto.

Fuente: http://www.skyscrapercity.com

Los espacios dentro de la ciudad adquieren identidad propia, se van convirtiendo en el escenario que contiene nuestro pasado, presente y quien sabe el futuro. También, es cierto que a muchos ciudadanos de mi país les falta conciencia y un criterio real de los verdaderos valores. En mi caso particular cuando veo un árbol, sus hojas y todos los elementos que lo conforman, me siento intimidada, porque si me dieran a elegir me gustaría convertirme en uno, mi dolor se acrecienta cuando los mutilan indiscriminadamente, siento que no respiro, la impotencia me provoca un dolor terrible, no soy madre aún, pero imagino el dolor que esto provoca en las entrañas de nuestra madre tierra.

Siempre se regresa a ciertos lugares, ahora me voy transportando a otras épocas, de ligeras risas, miedos, libertad, porque Santo Domingo aunque se vea gris, tiene sus pequeños pulmones y pasamos por ellos sin decir nada, o sin dejar que un suspiro sea la compañía, yo particularmente vivo enamorada de uno de esos pulmones, el Mirador Sur.

Quizá sea mi primer amor, por tanto forma parte importante de mi vida, les explico a continuación:

Mi familia se radica en la capital cuando apenas tenía 5 meses de haber nacido, provenientes de Jarabacoa, se establecieron cerca del kilometro 8 de la carretera Sánchez. Me cuentan que subían a pasear al Mirador por las tardes, pero mas adelante por circunstancias de la vida, nos mudamos en diferentes puntos de la ciudad. A los diez años termine viviendo en el sector Honduras (General Antonio Duvergè), por vivir tan cerca subíamos todas las tardes, a caminar, comernos un helado en el km 2. y montar mi primer y única bicicleta…

Mi felicidad no duro mucho, pues al cabo de tres años nos mudamos a la parte Oeste de Santo Domingo, no perdimos la costumbre de hacer pasadías en el Mirador, recuerdo que muchas de mis actividades durante los años del bachillerato se realizaron allí, por sugerencia mía (no perdía oportunidad de visitarlo) la vida transcurría entre domingos de picnic, los juegos improvisados de futbol, las chichiguas, mis primeros patines, así como las caídas por la falta de práctica. 

Haciendo un salto en el tiempo y rebasando más detalles por respeto a ustedes y no abundar más, hace cinco años tuve mi primer trabajo, lo decidí por no haber tomado clases de verano en la universidad, su ubicación ya era conocida por mí, Torre Galerías del Parque, en la Ave. Anacaona, la pequeña oficina quedaba en la casa de mi jefa y yo pasaba el día completo mirando el parque, una de las experiencias de mayor impacto, fue ver como se acercaba la lluvia desde el mar hacia el norte, una sensación increíble. 

Les puedo mencionar a modo de pinceladas algunas de las cosas que he vivido y están relacionadas con el Mirador sur, se convertirán en relatos cortos, de mi blog Espectadora, asi como breves reseñas informativas de su construcción, características e imágenes. Para irlos familiarizando un poco, les dejo una muestra de esas historias:

Mirador sur, escenario de mi primera foto, que por cierto quedo mal centrada, compartí con mis hermanos, con mis padres, mis amigos del colegio, del bachillerato, una de mis primeras citas con mi primer novio, mis primeros estrallones en patines, la primera vez que vi al ex presidente Joaquín Balaguer, los helados, las caminatas, la chichigua ajena que por poco suelto en banda, el trompetista eterno, las ramas de los arboles en que nos subíamos, las fuentes y mis temores por las esculturas de las sirenas grises, esas que ya no existen pero quedaron en mi memoria.

Verlo en estos últimos días no ha sido de total agrado, llevo alrededor de un mes pasando por ahí y veo las aceras deshecha por motivo de la construcción de una “Ciclovía”, ya los árboles están secos, han iniciado el proceso de tumbarlos, ramas secas, troncos por doquier… sufro cuando mutilan un árbol o noto el descuido por parte de las autoridades, y aunque mi voz en este momento sea una, deberíamos apreciar aprender a valorar todos los espacios verdes para conservarlos.

Estos retazos como suelo llamarlos son parte de los recuerdos de mi vida, no quise dejar de compartirlos con ustedes, quienes aman la ciudad y fuera del criterio de algunos que son arquitectos o urbanistas, nos sentimos identificados con el maltrato a nuestra ciudad, si al fin de cuentas es nuestro hogar…me resta contarles un “Pequeño” secreto de mi deseo para el futuro, independientemente de que aspiro a que mejoren las condiciones ambientales en la ciudad: Quiero vivir cerca del Mirador de nuevo… PD: No le comenten esto a nadie a ver si se me da 🙂


Les debo mis fotos alli, las pasadas y las recientes…

UN POCO DEL MIRADOR…
Descripción General de Parque Mirador Sur:
Es una de las áreas verdes más extensas de la ciudad, un “balcón” de 8 Km. de largo que se asoma sobre el mar Caribe; lugar ideal para caminar y tomar fotos.
Consta de varias atracciones como: una piscina para remar en botes, varias fuentes, esculturas, restaurantes, café y una pista de ciclismo.
Grandes maravillas del parque son las cavernas subterráneas, entre las cuales la más conocida es la “Guácara Taína”, un exclusivo Night Club subterráneo natural con estalactitas y estalagmitas.
Otra cueva muy bella es la que hospeda el restaurante “Mesón de la Cava”.
En la avenida que recorre el parque, en la parte sur, se encuentran grandes esculturas que representan los números árabes y distinguen las entradas que conducen a las calles inferiores.

HISTORIA
Fuente: http://www.skyscrapercity.com

En su libro “La Ciudad del Ozama, 500 Años de Historia Urbana”, el constructor del Parque Mirador Sur, arquitecto Eugenio Pérez Montás, destaca que la avenida Mirador del Sur “es el eje de un notable conjunto paisajístico iniciado en los últimos años de la década de los setenta. Veinte años después se inauguró la a avenida Cayetano Germosén, como complemento de la primera.

El arquitecto recuerda que el conjunto de grandes parques de Santo Domingo, desarrollado en los últimos treinta años, se inicia con el trazado y construcción del complejo Mirador Sur, al que siguieron el Parque Botánico y el Parque Zoológico y luego el Parque Mirador del Este, en 1978.
Fuente: http://www.skyscrapercity.com

Pérez Montás encabezó a un amplio conjunto de profesionales que materializó el proyecto, en el que el fallecido arquitecto Manuel Valverde Podestá fue figura central, como encargado del paisajismo. Confeso enamorado de su obra, resalta en la citada publicación que “con los trabajos realizados se había rescatado el litoral de la segunda terraza geológica de Santo Domingo y preservado el espléndido paisaje sobre el Mar Caribe, que se extiende hasta el puerto de Haina”.

El arquitecto también destaca del proyecto que: “Los recursos invertidos resultan minúsculos ante la importancia social y estética de la obra. Hablando en el lenguaje del urbanista, podemos afirmar que se dio un paso de trascendencia en el desarrollo de la ciudad, atrevido por su magnitud. Siete kilómetros de jardines dispuestos de forma lineal, entre rocas que forman cavernas milenarias y minúsculos valles de tierra roja”.
Anuncios

3 thoughts on “MIRADOR SUR (Introducción)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s