MABELLA

Mayo 2010

Por aquellos días, las piedras no eran un obstáculo, eran simplemente amigas que se encontraban tiradas en el camino. La cafetera siempre iba rebosando, el vaivén que producía el líquido durante el trayecto era algo delicioso. El árbol de amapolas que dejaba bondadosamente sus flores en el piso, marcaban para mí la mitad del camino.
La gente nos saludaba y me sentía en el lugar más seguro de la tierra, las razones son varias, pues aparte de su falda estampada, su rápido andar, que por cierto hacían que tuviera que caminar más rápido, era el hecho de escuchar su voz que siempre me decía: – Mabella, apúrate que viene una maquina*, averate. Muchos de los vecinos le recalcaban su alegría por tenernos en su casa de vacaciones.
Llegábamos religiosamente a la casita todas las mañanas, allá nos esperaban mama Yiya mi bisabuela y Emelida mi tía abuela, que a pesar de ser discapacitada, se alegraba al vernos y nos cedía la silla que colocaba en el zaguán de la entrada para observar a todos los visitantes que arribarán temprano. Me colocaban en una silla y disfrutaba del pan con café, al cabo de media hora nos disponíamos a bajar de nuevo hacia la casa de mi abuela, marcando las mismas pisadas y otras veces cortando camino por un callejón rodeado de plantas.
Era una parada obligatoria el colmado de tío Mario, allí me tomaban el peso, en el mismo que se pesaba el arroz y demás productos, lo hacía para llamar a mi madre y comentarle todo lo que había aumentado estando allá de vacaciones, cinco libras marcaba el aparato y yo me sentía dichosa, cosa que no sucede ahora cuando aumento de peso. Mi hermano, de vez en cuando nos acompañaba, y al regreso era normal recibir otro desayuno más fuerte, de víveres y mil condimentos.
Mientras le echaban maíz a las gallinas, aprovechábamos para jugar entre los cafetales. Cuando escuchaba decir Mabella, ya sabía que se trataba de la comida del medio día, la casa en ese tiempo no me parecía interesante, lo ideal era el patio, la tierra, las flores y como es de imaginarse no me preocupada por el sucio que implicaban esas combinaciones en la ropa.
Poder reunir todas las pequeñas historias formadas en esta etapa de vida, es complejo, solo unas pinceladas y mi corazón se vuelve frágil, al sentir ese aroma, en el fogón, esas manos que con tanto amor me preparaban las bolitas con el arroz recién hecho, y le ponía una cruz a cada caldero demostrando la bendición de haber recibido los alimentos del día.
Pero saben, no todo era color de rosa, siempre me cuestionaba por la lentitud para hacer algunas cosas, al punto de compararme con una pava, odiaba que me lo dijera pero aprendí mucho sobre ser diligente, es que ella en un minuto, salía del baño, se vestía, recogía la ropa, cargaba el agua desde la tina, cocinaba, barría el gran patio, preparaba la cena, planchaba, esto solo por mencionar algo, en un gen que ha heredado mi madre y la verdad para mi sigue siendo admirable.
El patio y la casa de todos mis sueños, la primera en que habite junto a ella, me invita a no olvidarla. En ese patio esta el jazmín, ese que nos pertenece a ambas, dejando florecitas blancas en la tierra marrón como el chocolate. Nunca olvidare la avispa que me pico por arrancar flores ávidamente para simular comida en nuestras casitas dentro del cafetal, y las hojas hacían la especie del dinero, no fueron ni una ni dos veces que corrimos a escondernos para que ella no notara todos los granos de café verdes arrancados para tirárnoslo encima, la inocencia infantil es caso serio.
Ni que decirles sobre su rectitud, y no les mentiré porque conmigo era diferente, siempre lo fue, no fui para ella una niña mimada, pero tenía ciertos privilegios por ser la primera nieta. Muchas lagrimas duelen, sobre todo cuando son de impotencia, recuerdo ese día que entre a la cocina, rondaba por Enero de 2003 y vi a mi viejita, en un rincón sin dejar que la observara bien, estaba con un pañuelo en la cabeza y la note diferente, ya no era la misma, se me estaba yendo y dentro de cuatro meses la iba a perder, no lo sabía, pero se me iba, de su partida me dejo un vacio terrible, una enseñanza: El perdón es divino, el valor, la constancia y las buenas obras perduran en el tiempo, la integridad es un valor en extinción y espero la conserves.
Una mañana de mayo se me fue…el jazmín sigue en el patio, y yo siempre sueño que está allí, tan viva, tan ágil, mirándome, abrazándome hasta dejarme sin respiración con un lazo tan fuerte que el tiempo no podrá desatar, ni las historias nuevas podrán borrar, el café, sus paquetes al llegar de visita a la ciudad, el fogón, la tierra, el tabaco y su perfume se quedaron impregnados en nuestras vidas para siempre.

Recuerdos para ella. Mayo de 2003

Mi memoria ha pretendido que el ayer próximo está dormido y a su vez me está llamando y saludando esta, mañana.

Su cercanía y sus manos son como esponjitas suaves y delicadas que tocan a todas horas. Sus últimas agonías sobresaltan y confunden mis días tristes.
La gran preocupación con que dormía al escucharla sufrir, me hacia acelerar las ganas de vivir. La cuestión era mirarla, obedecerla o adorarla, abrazarla o besarla, sin saber de la llegada. Al llegar se incendio una llama desconocida y asustada; delicada y absorbida en falta de luces.
Analice con firmeza el instante, tan solo conseguí desconectarme y caer en el vacio del dolor, atravesando un estruendo que no lograba aun ver. Que fue sin ti, mama, todos estos días, que fue de tus reclamos, tus alardes y afanes, que me hacían reír y opinar.
Qué me dices de tus reproches cuando no quería escuchar tus palabras y mi soberbia la ofuscaba, de ese viaje interminable donde me tuviste y cuidaste, de esas travesuras opulentas de diabluras.
Cuanto tiempo atravesando ese mismo camino en el que mis manos se tibiaban y mí olfato respiraba junto a ese suave aroma, que me enseñaste tú a disfrutar. Incontables son las horas en que tus frases sonoras me daban una razón para ocultarme en las sombras.
Tu cariño por el mío, y mi cariño por el tuyo, se unieron más aun que el de cualquier razón aparente. Tu presencia hacia despertar mi alegría y toda tu energía, me llegaba en esos días. De sentirte y de pensarte ya me quedan muchas noches mas no puedo olvidarme del consuelo que me diste, cuando intente dormirme y solo conseguía hundirme.
Me enseñaste a perdonar, a olvidar y socavar, a buscar una señal y a vivir un poco más. Agradezco ese amor infinito e incondicional, también la eterna devoción por quien viste una vez más. Te agradezco por formar parte de ti, de tu vida y tu ilusión de la rosa y el jazmín compañeras del dolor.

Atte. Mairelys. 

La canción “Como imaginar” es sencillamente ella.

Ana Victoria Suriel Quezada

Como imaginar que la vida sigue igual,
como, si tus pasos ya no cruzan el portal
como pretender esta realidad,
como si hasta ayer brillaba el cielo en tu mirar
Como consolar a la rosa y el jazmin,
como si tu risa ya no se oye en el jardin,
como he de mentirles que mañana volveras,
como despertar si tu no estas
Como imaginar que la vida sigue igual,
como si tus pasos ya no cruzan el portal
como pretender esta realidad,
como, si hasta ayer brillaba el cielo en tu mirar
Como consolar a la rosa y el jazmin,
como, si tu risa ya no se oye en el jardin,
como he de mentirles que mañana volveras,
como despertar si tu no estas
Como despertar si tu no estas,
¿Si tu no estas?
Anuncios

2 thoughts on “MABELLA

  1. Wow! Maire!! Hice una recreacion mental de esas vivencias que has plasmado ahi… uuuuuff! O sea, es que tenemos en comun el mismo pueblo, los momentos maravillosos… Como hablan los abuelos: “Maquina” jajjaa! Pero quien se me ha ido es mi abuelo, era el espiritu de esa casa… Ya muchas ganas no nos quedan para ir tan contnuamente como antes, aparte de que la casa de mis bellos recuerdos y todo el terreno lo vendieron hace años… Solo nnos quedan los recuerdos…
    Excelente! Me encanto!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s