Ocaso hacia el sur































Desde la nube incolora

Parpadea un rostro azul
Con líneas horizontales
Teñidas de rosas y marfiles.

Muda en sus sueños
Con manos inestables
Apariencia encerrada
Juventud en su cara
Flotando enérgica en tablones grises
Semejantes al celestial embarque.

No rehúye a solapar capas liquidas
Frente al éxtasis alborotado del horizonte
Marchitado por la diosa noche.

La madrugada aplasta su quietud
Sus pies descalzos en la inercia neutral
Y el ocaso detenido ciegamente allí.

Sin perder el sendero inicial
Va olvidando el ceñido tropel
Se interna en la alfombra delicada de ayer.

El contenido helado del uniforme algodón
La mirada esquiva advierte dirección
La plegaria de las luchas resulta un festín
Mientras sus deidades afloran al fin.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s