Hasta siempre, con tu sonrisa

Hablar de una gran persona es un compromiso mayor y  yo he postergado esto desde el pasado día 18, por razones desconocidas.


Escribir es mi desahogo, aunque en los últimos días, ha estado en detrimento, por todos los compromisos, las labores, los cruces, las ideas, pero sobre todo el grado de desconcentración a niveles elevados.  

Lo difícil es explicar a quienes no conocen que significado tiene una persona para una nación.  Mi compañera de trabajo más cercana es estadounidense y me decía el viernes que sus amigas dominicanas hablaron mucho sobre la muerte de Don Freddy, realmente todos hablaban de esto. Pero cuando empece a explicarle la magnitud del personaje, mis palabras no lo alcanzaban.

Yo Intentaba describir a Don Freddy Beras Goyco y  lo que descubrí realmente es lo que significa para mi.  Sentada en el comedor pude obtener conclusiones inaceptables de mi desencuentro físico con él, por miedo y la falta de diligencia. Es que no siempre se pueden conjugar las estadías en la tierra, de repente sucede que en este viaje, cuando unos suben al tren, los del primer vagón se están desmontando y creo que este es mi caso.

Entendí hace tiempo que la verdadera felicidad esta en dar y ahora es mi mayor convicción. Pero resulta que no logre algo que había anhelado: El apoyo de Don Freddy en el proyecto de Horas de Esperanza.  Subimos tarde al tren.  Talvez  cuando a mi  me toque bajar entenderé las razones, pero mientras tanto, lo recordare en una foto, de mi cumpleaños numero 6 que hizo mi padre muy cerca del televisor,  mi hobby favorito reconocido hasta ese momento, era verla.  

Siempre me llamo la atención ver la cara de Freddy reflejada en la pantalla, ahora es la única foto que tengo junto a él.  El segundo encuentro fue cuando  me enamore de un cantante, en mis años de adolescencia, fui con mi hermana a el show que hacia con Milagros Germán para verlo. Ella, intrépida al fin, bajo a pedirle un autógrafo, cuando finalizó el programa. Yo me limite a ver la escena de lejos.  Pero algo más reciente ocurre cuando inicio a trabajar en la zona de Gazcue, por periodo de tres años he pasado  a diario  por  su oficina y nunca la visite, preferí quedarme tranquila contemplándola desde lejos, como diciéndome a mi misma, porque no entras.  El jueves pase por allí y solo estaban las flores, la bandera y su rostro.


El país ha perdido físicamente una persona muy grande, pero ha ganado un ejemplo de moral, disciplina y sensibilidad. Una de mis lecciones para este año, es dejar el miedo atrás sobre lo que pienso, sobre lo que puedo lograr en favor de mi país, siempre con respeto y honestidad, porque esa combinación es precaria en una sociedad que solo valora los bienes materiales, los títulos y el cuerpo.

Decido seguir tu ejemplo, no para ser como tu, porque eso es imposible, yo solo pretendo aportar un granito de arena en favor de un país que también me duele.

“No callar por miedo” 



Estarás aquí siempre.
Anuncios

One thought on “Hasta siempre, con tu sonrisa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s