Hilos invisibles

Quisiera arrugarlos en cualquier lugar, pues hace más de un siglo que voy nadando entre letras mezcladas de varios compases incoherentes y anécdotas desérticas.
Galopar bajo algunas circunstancias es un antídoto eficaz para males encajados, que dan rienda suelta a la nada.
En esta montaña rusa, he decidido volcar cada uno de los encuentros y  desencuentros.
Son millones de sonrisas dibujadas y cientos de eslabones perdidos.
Y mis letras no tienen facha de pasar por percibidas.
Cuáles pueden ser las estrategias, cuáles pueden ser los olvidos, cuantos dilemas estarán resueltos, cuanta cordura se derrocha por las noches, en donde podría colgar un poco de estas gotas y no verlas desaparecer, quizás lo pueda hacer  en un costal de verdades.
¿Qué pretendo con dejar de lado estas líneas?  Insisto en desenredar y vuelve a salir esta frase, no se de dónde habrá salido, pero aquí esta nuevo, opacando un poco todo aquello, que no se ve, consultando un poco con el deseo de no ser nada, de ser todo, de aceptar que no existe un estado perfecto y que los estados imperfectos son lo más perfecto que existe.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s