Resistencia Horizontal

Una de las pruebas más difíciles en que podemos sumergirnos es la resistencia de nuestro propio interior.

Es como nadar en un mar abierto en el que conoces una parte y la otra es totalmente desconocida, pero en ese intento, muchas cosas resurgen de la nada…ese mar te obliga a cambiar.
                   
Es imposible estar en pie, cuando las piernas flaquean y las energías te dejan de lado, vivir en desconexión de todo cuanto ocurre y de todo cuanto es previsible. De las vueltas, los orgullos. El orgullo solo sirve para echarlo a la basura, es un falso amor propio.

Que en el interior puedan irradiar luces amarillas, complementadas con todos los colores del arcoíris, mientras las energías, se van zabuyendo en este manantial imaginario que también desconozco, pero al menos se su ubicación. Regenerar estas celular dormidas en el tiempo, ha sido un tarea de resistencia increíble, pues entender todos estos episodios es la única forma de contrarrestar las diferencias.

Muchas veces abro los ojos y no quiero despertar, me pregunto cuál puede ser la razón y sin embargo no he descubierto la respuesta.

Tantas ideas rondando y ninguna puede ser retenida.

“Lo hermoso puede ser real
Lo real no siempre tiene que ser hermoso”.

Es importante encontrar el punto
Si no escribo no me puedo desahogar
Necesito hacer un ejercicio de voluntad demasiado fuerte, esto es indeseable,
pero nada puedo hacer para dejar de lado todo este mapa innecesario de capas incongruentes.

Las mismas circunstancias increíbles que no encajan por ningún lado.
Estoy en un mar navegando entre la incomodidad de estar y de ser.
El horizonte, es una línea que voy dibujando con los ojos bien fijos.
Me voy desligando de las circunstancias y me pierdo en el sentido limitado de las circunstancias.

Donde puedo encontrar dos líneas tan parecidas, que me llene de luces estacionarias y creérmelo. Porque creérmelo es la tarea más difícil de todo este episodio, porque ya mis dedos dejaron de sentir ese flechazo, directo que solo es capaz de percibir las circunstancias.

No es bueno forzar los dedos, pero son los únicos capaces de hacernos olvidar un poco la tristeza. Esto de concentrar las energías ha sido algo bastante difícil, pero con buena voluntad, lo puedo lograr.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s