Transiciones deseadas

Basado en “Del día que me llamaron poeta” 


Foto por: Juan Raúl Liriano G.


El mundo se puede convertir en otro, en un abrir y cerrar de ojos. Soy el vivo ejemplo de este acontecimiento, que se produce cuando cambian las luces, los olores, los sabores, las miradas y también las sensaciones. No estoy muy lejos del principio, pero tampoco estoy lejos del final. Es un espacio decisivo, donde extrañar es más urgente, el norte resplandece y las piezas se acomodan de una forma inesperada.

Una vez me llamaron poeta, una vez me titule de arquitecta, siempre he sido transeúnte y también una espectadora, a quien por fin, le interesa actuar en la obra de su vida. No me interesan las escalas, ni estar encasillada, no quiero ser una etiqueta difusa, es por eso que a veces, ni yo misma sé, lo que soy. Mi tarea a partir de aquí, es buscar una definición.

Nunca me gusto definir las cosas, prefiero que vayan surgiendo a medida que se van creando, es que siempre hay un estado perfecto para todo. ¿En cual casilla puedo situarme? Por un lado, me exijo a mi misma ser indescifrable y por el otro las circunstancias me van moldeando…

La verdad, es que no sé en que momento, decidí construir el presente con deseos lejanos, si hasta ahora puedo percibir este presente tan real, que se ha convertido en una transición paradigmática, algo asi como un concierto producido por una orquesta desconocida.

El concierto no es más que reconocer lo desconocido, entender la debilidad interna y superar los miedos fugaces en una atemporalidad avasallante. Al final, soy el resultado de muchos genes, de circunstancias, caras, palabras, letras del abecedario y hasta de un lirio en el Caribe. Haber nacido ahí, tiene una lógica implícita muy importante.

No todas las posiciones son cómodas, pero los últimos días respiro un aire diferente, un aire de alivio, de triunfo invisible, de entendimiento. Quiero entender este trance, como cuando entendí, que no soy una suma de etiquetas, soy un ser humano desnudo, en algún lugar del planeta, lidiando con cada uno de sus problemas o circunstancias. Recién me empiezo a clarificar, soy una perfecta desconocida del futuro y del presente constante.

Soy yo y estoy aquí, con el corazón en la mano, desmenuzando la naturaleza sensible mi ser, navegando entre espejismos aparentes, a la espera de que un milagro, me acerque de nuevo al origen de mi existencia, mientras tanto, dejaré que los sentidos sigan fluyendo con esta corriente infinita.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s