Mis días sin facebook

“Cuando los días se cuelgan de las ramas de la esperanza, las hojas no solo respiran, sino más bien se agrandan”

No se imaginan como han sido mis últimos días. Un amigo me acaba de decir que son dorados, yo de hecho había decretado este año con ese color, pero resulta que es más dorado de lo que imaginé

A decir verdad, este tiempo ha sido un cúmulo de experiencias y neuronas revolcándose en mis adentros.Ya no puedo contener a ciencia cierta el sentimiento. Mi vida de repente parece una película aburrida, pero de buen contenido.

Para hacerla más aburrida aún, he decido hace una semana cerrar facebook.

Lo sé, no es gran cosa, pero en este tiempo, al parecer si lo es. Me he dado cuenta de que existe una sociedad alternativa, en la cual, tan pronto pones tu cara te vuelves presa fácil de un notable paralelismo.

Pero con seguridad, puedo decir que estos días se han caracterizado por sensaciones aún más profundas. Es increíble como el tiempo me alcanza para todo, inclusive para dormir. Lo más divertido ha sido ver las caras de todos los que me rodean usando la red social.

Para que entiendan un poco de lo que les habló, les diré que cerrar una red social por un lapso de tiempo, es lo mismo que dejar de comer carne o cualquier cosa que nos guste. En mi caso, yo me siento en un proceso interno potente. Sé muy bien que ahí tengo a gran parte de mi familia, casi todos mis amigos y ni hablar de todos los conocidos que uno hace.

Algunos de los estados que habría puesto de tener facebook funcionando como siempre, estarían:

“Estoy que no quiero nada, ni se como actuar
Los signos de puntuación me aburren
La sapiencia me aburre
Me aburren hasta las bifurcaciones
Ciertamente somos presas de la contaminación visual que inunda nuestros días,
somos presas fáciles de la negatividad a nuestro alrededor”.
“El problema de nuestro tiempo tiene que ver con la percepción de los demás hacia nosotros.
Eso es precisamente lo que nos impide pensar un poco en el correr del tiempo y las circunstancias”.

Hablando en serio, y eso no significa que antes no estuviese hablando en serio…yo, por ejemplo, no me puedo dar el lujo de perder el tiempo. Con todas las cosas que tengo encima y la ansiedad matándome, que puedo yo esperar. Tantos proyectos, tantas ideas…para que…


De lo que si estoy segura es que quiero estar tranquila. 
No me quiero presionar, no quiero andar por ahí, volviéndome loca y diciendo todos los días que debo cambiar, si el tiempo de cambiar es este.
Me siento un poco cansada de no poder hacer nada y de querer estar resolviendo lo que no logro resolver.
Desempolvando las cosas y pensando en  esos pasajes que existen. Como las carpetas viejas, como todas esas cosas que no quiero acomodar o resolver…o poner en orden por complacer.
La verdad es que no quiero esta monotonía.

De todas formas no me puedo entretener, este se supone que es mi año amarillo, intenso, dorado.

Para terminar solo me resta decir, que actualmente tengo desactivada mi cuenta de facebook y sumado a eso: -“Que bien me siento”.

Anuncios

One thought on “Mis días sin facebook

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s