Para recibir el 2013

El 2013 inicia bajo mucho cambio y movimiento. Me ha tocado bajar del piso 17 a un primer piso cerca de un parrón de uvas. Nunca pensé que el fin de año me encontrará de esta forma.

Es oficial, vivo en un lugar diferente, con otras perspectivas del mundo. En este trajín, necesito hacer espacio para lo que viene, pues muchas de las cosas que tengo no sirven de nada.

Si hacemos el ejercicio de dejar ese miedo atrás podría iniciar descifrando códigos. Por ejemplo:

Mis ojos ocultos a pocos metros de distancia/
la imponente brisa ausente/
el manojo de nervios consumidos como gotas.

Caracoles sobrecogidos en el aire trastocado
magnifica forma de soltar el hastío.
Azul metafórico con tonalidades amarillas
Un muro cabizbajo en la imponente fachada,
musitando los aleros de mi sombra.

Tristeza vinculante en el corredor diagonal
La madera absorta por el enjambre de deseos…

Así inicia el año 2013, entre la acomodación de lo existente y la amplitud del pensamiento.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s