Reflexiones de "Raíces en el agua"

Fuente: Sofía Serra

Por Andaluci


Extrañar


Más que un verbo, es una necesidad de energía.
Te imaginas todos los escenarios posibles, para encogerte, al entender tu propósito en la vida.
Un propósito que se tambalea entre lo que se aparenta y lo que es en realidad.

Yo, como todos soy una inmigrante, que busca un sueño.  Y este sueño no tiene nada que ver con cuestiones lucrativas, todo viene del orgullo.

A mí nunca me gusto el orgullo, pero a fin de cuentas lo que uno busca es pintar con ese concepto, todas las humillaciones que le fueron hechas en el transcurso de la vida.

No es fácil mecerse en diferentes niveles, teniendo de fondo todas las caras de la moneda. Menos fácil es mantener una postura que no ha sido revelada.

La capa de orgullo, debe ser tirada al abandono, pero en vez de hacer eso, nos ponemos el uniforme de la humildad. Este uniforme lo conozco tan bien, que hasta se ha adherido un poco a mi piel. Lo malo de este uniforme es que se confunde muchas veces con debilidad e ignorancia.

El efecto en mi es devastador, pues no me creo los cuentos que cuentan sobre mí. Es más no me creo los cuentos de nadie.

Este verbo solo ha hecho que avance un poco más en mis peregrinaciones internas.

Latinoamericano

    ¿Qué quiere? ¿Qué es? ¿Qué busca?
    Quizás debo dejarle estas preguntas a un antropólogo, pero a mí me da tanta curiosidad. Por ejemplo, siendo todos de un mismo continente llamado en últimas instancias Latinoamérica y El Caribe:
    1.       No nos conocemos
    2.       No nos entendemos
    3.       No comprendemos nuestra propia existencia.

    Tesista


    Sobre esto diré: No quiero complicarme. No quiero tener la necesidad de hacerlo.

    Rumbo difuso

      Buscando definir, me topé con estas declaraciones:
      Tiene que salir un poema esta noche, no existe forma de que no salga, porque estoy increíblemente empoderada por el sentimiento. Un sentimiento reciente que se alimenta de pasado.
      El tiempo es un asesino,
      me ha mostrado su rostro vil e indecente.
      Atestiguó con el arma más letal,
      dejándome desahuciada y moribunda.
      Quisiera alejarme del tiempo,
      siempre he querido,
      siempre quise, pero él me persigue.
      Es como tener un chip incrustado en el cuerpo
      para rastrearme día y noche.
      Se mete en mis sueños, para construir otros sueños
      Me atormenta incondicionalmente
      Me eleva las posibilidades a una potencia inmanejable.
      Quiero pulverizarlo y guardarlo en ese aparato trasparente
      con su forma de arena, volviéndose agua.
      Aparece en mis manos, en el rostro, en los recuerdos,
      lo tengo a medio continente de distancia.
      Me revuelco en esta locura,
      torturando los códigos repetidos de un perfume,
      dos sonidos y tres besos.
      Cierra la boca tiempo, no me muerdas más,
      déjame por lo menos respirar.
      Quiero verte recoger tus maletas,
      aunque ya no habite en este cuerpo.
      Anuncios

      Responder

      Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

      Logo de WordPress.com

      Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

      Imagen de Twitter

      Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

      Foto de Facebook

      Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

      Google+ photo

      Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

      Conectando a %s