Impresiones recientes y antiguas de Santiago.

Este es el Santiago que me gusta, y lo digo por varias razones. Llegué en una transición y fue una época tan especial que no se porque paso tan rápido.

Las hojas empezaron a caer en Providencia y seguían cayendo cuando vivía en el centro. No todos los árboles lucían iguales, pero se veían hermosos en esa fase.

A mi todo me parecía extraño, pero al mismo tiempo todo me parecía tan familiar. Estaba en Latinoámerica, donde se habla un mismo idioma.

Pasaron los meses, siguen pasando y todavía estoy aquí. Tengo que ver el Mapocho de vez en cuando. Ya no lo veo como antes, pero me gusta mirarlo.

Santiago cambia, en el momento en que formo parte de su historia. Veo sus actores y todos me dan señales, algunas claras, algunas difusas. Todas esas señales, las encuentro en las esquinas, en las veredas, al cruzar por los semáforos.

Mi lugar favorito, después de mi nueva casita, es La Vega. Es un lugar mágico, lleno de vida, de historias e imágenes irrepetibles, de esas que no salen en las cámaras fotográficas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s