Cuando tengo que ser, soy

Hannah Mentz, Corbis 2013
Para ser no se necesita tiempo, mucho menos espacio. Cuando uno de estos dos elementos transcurre o se transforma, volvemos al punto inicial. En realidad lo que hacemos es ir adaptando algunos códigos a nuestra forma de ser, pero en realidad seguimos siendo los mismos.
Solo basta una sacudida para retomar la órbita, avanzar al próximo capitulo o simplemente estar. Bastan voluntades para encontrar nuestras raíces permanentes en todos los capítulos de nuestra historia. Somos como las flores en primavera, hasta que de pronto volvemos a ser como troncos o ramas desprovistas de ropa. 
Creo que los abrazos y los besos nos quitan el complejo de ser jueces del destino inmediato. Creo también que la medida de nuestra voluntad, se va forjando en el camino.
Reconozco que no puedo dejar de ser quien soy, que la ansiedad solo satisface los deseos inmediatos dejándonos en forma de bagazos humanos. Esta paz, de vivir el día a día, el segundo a segundo, estremece mi entendimiento.
No soy quien para juzgarme por saborear hasta la ultima milésima de mis segundos, pues lo siento como el bálsamo natural más efectivo de todo el planeta tierra.
Estamos embriagados del presente, esa es la famosa felicidad.

Jonas Hallstroem, Corbis 2013

Anuncios

2 thoughts on “Cuando tengo que ser, soy

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s