Nudos

_DSC0030Cuando algo está detenido debe fluir desde las profundidades. Debe tomar impulso, adherirse a las piedras para dejar una huella, pero no debe bajo ningún concepto dejar de fluir.

El nudo que se formó en la garganta cuando diste el salto lo estas sintiendo de nuevo. Ves cómo cada partícula se desborona en el aire. Te muerdes los labios, cierras los ojos. Te hipnotizas para no enfrentar la realidad. Sentiste algo parecido cuando caminabas por la vereda y al fondo estaba la cordillera. Lo sentiste de nuevo cuando llego el verano para teñir la tarde con sus atardeceres rosados.

El nudo de tu incomodidad se va con la corriente, salpica en algunos charcos. Se hunde pero no se deshace. Brilla por su ausencia cuando lo escribo. Pusilánime, iracundo o despechado se revela contra mí. Me deja inmóvil ante la majestuosidad de una calle. La brisa me acaba de erizar la piel. Te duermes y te levantas. La oscuridad se vuelve protagonista mientras veo las siluetas verdes en un tapiz borroso, como el humo ante los ojos. El contenido se ha diluido. De momento, los estruendos son tan efectivos que le quitan el habla, el entendimiento y hasta la vergüenza. Las llaves de los nudos son los detalles.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s