Orden y desorden

Un día el orden estaba dispuesto en mi cabeza, tendido como una sábana. Comprendí que lo mejor era usarla para cobijarme, adaptándola con mi forma, tamaño, peso. Ese día mi orden fue perfecto, el desorden así lo dijo. 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s