Reminiscencia

2831a7f9b3416ad0e2b11416a90b23ebEn el mismo instante en que cerré los ojos, se formó un collage en mi cabeza. Enmarcada en esa imagen luminosa pude reconocer a una niña. Llevaba puesto un vestido blanco con detalles amarillos y rosas, dos botones que simulaban diamantes y el cabello suelto con algún accesorio. Me miró fijamente por unos segundos. Era una mirada triste, amenazante, en realidad fue punzante, tanto que mis lágrimas brotaron al contacto. Lo iba entendiendo, lo sigo asimilando, lo estoy sintiendo, esa niña era yo. Me había olvidado de su existencia, de sus dolores, sus alegrías, sus tristezas y sus miedos. Las respuestas al presente estaban en su mirada porque con mi olvido, nunca tuvo la oportunidad de tenderme la mano.  Al reconocerla se fue creando un túnel por donde fluyó su impulso para devolverme al presente.  Fue tanta la fuerza del empuje que pude ver algunas pinceladas del futuro. Tras lo ocurrido, mi niña interior me regalo una sonrisa, se acomodó el vestido y se sentó en un anfiteatro a descansar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s