Cegueras esporádicas

Caminando por la calle rústica por donde han pasado muchos de mis parientes, vi una estela. Era horizontal, de rostro femenino, como un tornasol gigante. Pasó tan rápido que no tuve tiempo de analizar la dirección que fue tomando. Algunas veces cierro los ojos, aunque me duelan por la lluvia que acaba de pasar. El cielo esta gris y no puedo enfocar los elementos que tengo delante de mí.

El desenfoque se ha prolongado más del tiempo estimado, de hecho ha salido el sol para festejar que es un nuevo día, pero no me doy cuenta. Siento como los nudos atan mis manos, no alcanzó los lentes y mi cabeza se hunde en el hielo. La capsula que amortigua mis días angostos, pesados y absolutos dejan que pase un rayo de luz al atardecer. 

Por el orificio entra un ángel desplegando sus alas. Su piel es un analgésico, sin embargo, la oscuridad llega con la noche para matizar los elementos descompuestos por la película que ha creado mi enemigo más íntimo. Los aromas o los sonidos contienen un poco la atmósfera pesada que persigue mi juicio. Es como una grabación constante de los pecados o de las heridas ya cicatrizadas. Me atrevo a asegurar que esos espacios no son dignos de un segundo, pero se quedan por días, meses, años y décadas. 
Presiento que el mar esta cerca, que este túnel maldito tiene su fin, lo puedo ver por los orificios que se abren de vez en cuando, es más, he salido por alguno de ellos a refrescarme. Tienen un sabor a menta fresca, a rocío, atardecer a sueños surreales que ocurren cuando me vuelvo un hada para subirme a navegar en las hojas secas del río. El paseo es fascinante, me lleno de aire. 
De nuevo se oculta el sol y debo encerrarme en mi burbuja, ya no es un túnel. Esta vez voy flotando, mirando todo cuanto ocurre, todo es momentáneo. Se desvanece la burbuja, quedo encerrada en mi celda hostil por los pensamientos abominables que cobran vida aún cuando estoy despierta. Abro los libros, recluto un poco de voluntad, unas gotas de amor propio y llego al mar. Nunca se cómo regreso al punto inicial.

© Arman Zhenikeyev/Corbis

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s