Domingo

El deseo nace en cualquier momento, ahora bien, postergarlo es una conducta extraña que vamos cultivando.
Hace mucho tiempo que no alimento mi blog, las razones tienen que ver con la ramificación de mis prioridades. De repente me encuentro con mi  smartphone revisando las redes sociales, otras veces me encuentro frente al televisor o lo más común, pero no menos preocupante, me dedique a ver películas.
Creo que ver películas no tiene nada de malo, la cuestión es que mi mayor pasión es escribir. He perdido cientos de archivos por grabarlos en mi memoria, mientras espero en algún lugar, o cuando cruzo las calles. Es cierto, ya no vivo en mi país, ya no tengo 20 años, soy una persona en proceso de cambio constante.
Quiero volver a la cuestión de andar por las ramas. Siento que el estilo de vida actual provoca una ilusión de lo que somos, de lo que proyectamos hacia fuera, es por eso que creamos una curva que se extiende desde nosotros hacia el exterior, dejando hueco el centro. Ese centro es precisamente el punto que comienza a fallar o a reclamarnos atención.
Me di cuenta que andaba por las ramas hace mucho tiempo, yo calculo que unos 10 años. No es exagerado, lo sé porque en ese entonces empece a utilizar redes sociales. La culpa no es de las redes, la culpa es personal, porque en ese centro del que les hablo se pierde mucha sustancia. 
La sustancia
Tomada de Flickr: novel native [ejana]
Imagino que soy una fotógrafa que se expresa a través de las palabras, me gusta capturar los momentos y escribirlos para compartir la emoción que me transmite la gente. He dejado de hacerlo porque lo dejo para después, comienzo a reforzar una superficie que le quita visión a mis prioridades.
Aquello no significa que en estos años no he avanzado, al contrario, he crecido bastante. A lo que me refiero, es que la sustancia viene a ser la pasión por lo que hacemos sin necesidad de etiquetas o de justificaciones egoístas para ser reconocido.
Esta mañana decidí entrar de nuevo en ese centro, me desperté y complací uno de mis deseos de hace un par de años: Comprar el periódico el domingo, prepararme un café y leerlo plácidamente. Tuve que sacar fuerzas para levantarme, caminar un par de cuadras, ir en busca del periódico y el desayuno para que todo fuera perfecto. Hasta ahora no he avanzado mucho en cosas pendientes, sin embargo, me siento muy bien pues en lo que va de día, leí el periódico y estoy escribiendo esto para ustedes.
Quiero darle calor a ese centro, quiero darle color a mi blog.
¡Feliz tarde de domingo!
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s