El espejo y el tiempo

Me pasa muy seguido, se acumula tanto dentro de mi y no puedo sacarlo todo junto. La alternativa más eficaz es escribir algo al estilo reflexión.

¿Porqué?

Bueno, porque al igual que un poema tienen un efecto ablandador en mi interior, es la extracción de las espinas y las rosas.

El tiempo ha interpuesto una distancia abismal entre mi voluntad y las formas que ocupo para expresarme.

Gracias a los recordatorios de facebook encontré algo que había escrito unos años atrás. Por mala suerte no puede volver a conseguirlo ya que no lo compartí inmediatamente…cosas de la tecnología. Era del 18 de agosto del 20xx (no sé) supongo que 2011 o 2012.

Decía más o menos así: Nos confundirnos al creer que la distancia se mide por limites geográficos, en realidad se mide por la cantidad de tiempo que nos separa.

Escribí ese estado en años de mucha convulsión en mi vida. Creo con firmeza que el tiempo nos separa de forma física y virtual. La cuestión es que no solo nos separa de los demás, en realidad nos separa de nosotros mismos. Esto con el fin de volver a encontrarnos a través de sensaciones. A mi me ha encontrado a través del espejo:

Encontrado en: http://ayustar.tumblr.com/
De Ayustar.com

El espejo me esta avisando alguna cosa. Yo, conciliadora al fin, dejo que me hablé sin preámbulos. Me observa cuidadosamente, me dice que sigo igual, que soy la misma de ayer con unos kilos de más, con un par de hilos plateados en mi cabeza. No deja de decirme alguna que otra estupidez, por ejemplo, que me empiezan a salir arrugas. Creo que me esta leyendo la mente. Algunas veces se las arregla para jugar con un ángel malvado y me dicen: ¿Qué has hecho de contigo todo este tiempo? ¿Por qué no sonríes como antes? ¿Porqué solo quieres vivir de la nostalgia?. Le respondo que  a mitad de camino uno pasa por algunos túneles oscuros en donde la diferencia entre el presente y el pasado es mínima. Son tantos matices para categorizar que terminas perdiendo la oportunidad de seguir avanzando. El ángel negro desaparece. Recuerdo que llegó con sus maletas pesadas para sentarse a observarme cada vez que me acercaba al espejo. Un día le dije que se marchará. Ha tomado mucha autoridad y entra por su cuenta para apocar el brillo, la alegría y en algunas ocasiones la esperanza. A esas les dejo siempre la puerta abierta, pero no las he coloreado por falta de voluntad.

Hace falta voluntad para que el espejo y el ángel negro desaparezcan y permitan que se instale brillo y la alegría nuevamente. La osadía del tiempo es hacer creer que todo seguirá igual, que todos los días son iguales, que las cosas no se están moviendo, pero en realidad si lo hacen. El espejo me esta dando señales. Yo las trato de interpretar.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s