Imputs, redes y colapso

Algunas veces se escribe por necesidad, otras veces por deseo. Esta vez lo que intento descifrar es una combinación de ambas. La vida actual es una locura, demasiada comunicación e información entrando por todas las vías. La concentración requiere de mucha fuerza de voluntad. En mi caso particular, desde hace unos años ese valor se ha diluido provocando un estado de dispersión extremo.
Varias tareas a la vez, distintos medios de comunicación que se van actualizando, los teléfonos inteligentes, millones de opciones a la distancia de un toque de pantalla. Recuerdo cuando las promociones se limitaban a decir: “A la distancia de un clic”. Tantas posibilidades me hacen caer en un agujero sin fondo.
Perdónenme los amantes de las comunicaciones y sus nuevas tecnologías, es decir, los que tienen el cerebro con una configuración distinta al mío. Soy muy referencial y lógica, tanto que si se suelta un engranaje del conjunto de las neuronas que me quedan, no existo.
Tanta información, tanto que responder, tanto que hacer, tantas posibilidades me dejan paralizada.
Siempre he comprendido mi cuerpo como una máquina. Compararla con un computador, no es algo descabellado. Intento abrir todos mis programas al mismo tiempo y colapso.
La vida nos está llevando a ese punto, en el que nos colapsamos, o nos auto-privamos de la libertad.
No podemos estar desconectados, es como si el mundo se fuese a acabar, como si un meteorito cayera en nuestras cabezas, cuando pasamos una mañana sin wifi.
Es de locos todo este asunto (Me expreso con un descaro propio de la honestidad o la falta de maquillaje en el rostro).
Sé que para muchos este post es absurdo, pero sé que hay una pequeña parte de la población que no puede tener tantas entradas de información a la vez, ya sea por el carácter flemático, melancólico o porque simplemente no tienen un sistema operativo de alta resistencia instalado en su cerebro.
Las tareas se han duplicado, la demanda de atención, los me gusta, los te sigo, me sigues, los mails, las notificaciones. Que decirles del olvido maldito de las claves para acceder a algún lugar ¡Es injusto! ¡Demasiado!

Encontré esta imagen que demuestra que este asunto ya esta siendo considerado como un problema serio de salud.

Imagen: Desde Fundación Médico Preventiva. Vía: Pinterest
Imagen: Desde Fundación Médico Preventiva. Vía: Pinterest

Para detener este mal, la única alternativa es autocontrol. Resulta difícil escuchar el diagnostico, pero es la única forma posible de supervivencia. Controlarnos, administrarnos y poner un stop al tiempo virtual. ¡Es cuanto!
Desconexión en 3-2-1…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s