Un regalo

Tuve una reunión de trabajo. De ahí me fui al parque a relajarme un rato. No encontraba un buen lugar para sentarme, asi que terminé eligiendo uno cualquiera. Vi niños jugar, parejas besarse, personas leyendo y caminando. Por un momento me sentí tranquila y allí sucedió:

Llegó junto a otro compañero. Me observaron y con ese cruce de miradas decidieron. El más grande se me acercó como un niño. Invadió el espacio y se recostó sobre mis piernas plácidamente. Acaricié su cabeza, sentí su respiración y la comodidad que buscaba. Yo no entendía. Miraba a todos lados buscando el dueño, pero no tenia.

Alguien me preguntó: -¿Es tuyo?

Con un gesto de sorpresa le respondí: -No.

Otra persona dijo: -Es de los que viven aquí en el parque. Miré su cara y le tome estas fotos.

Cuanta ternura. Dos emociones y dos corazones.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s