Nebulosa azul

clouds-322626_960_720

En las manos de aquel mago se resuelven varios trucos. Lo intenta una y otra vez, pero a la larga no son más que señales estudiadas para lograr convencer a un público cercano. Cuando las funciones terminan el mago se sienta en un rincón escondido del pasado.

Un día sin esperarlo se abrió una puerta que daba hacia un camino. Era un portal que le permitía entrar en otra dimensión. El mago entró sin dudarlo. Se encontró con un bosque fresco. Había un riachuelo, árboles frutales y algunas flores silvestres. Lo que más le gustó de este extraño lugar era la sensación de paz que sucedía a pesar de la incertidumbre. Al cabo de unas horas, en medio del agua, se empezó a reflejar un rostro de rasgos femeninos. Era una ninfa dormida que soñaba con las formas complejas de las nubes. El mago se instaló a un costado del río para observarla. La curiosidad y el impulso se apoderaron de sus pretenciosas manos. Se acercó lentamente al agua con su varita mágica y comenzó a distorsionar la forma de las nubes del sueño de aquella ninfa. Ella tenía que despertar, pero se mantuvo dormida tratando de descifrar las nuevas formas que aparecían como por “arte de magia”.

En el bosque el atardecer se anunciaba. Pronto todo se volvería oscuro. El mago miró hacia la puerta dimensional que aún continuaba abierta. Ella estaba a punto de despertar. El mago no tuvo tiempo de escribir un hasta luego en el agua y cruzó el portal. Al aparecer en sus respectivos mundos, lo recordaron todo mirando las estrellas.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s