3. La estima

 

Mis complejos aparecieron casi desde el momento en que descubrieron mi isla.

photo-1463736932348-4915535cf6f9

 

Para poder conservar mi esencia, me vi obligada a cambiar el switch. Como cuando todo cambia y tus ojos lo ven a través de una lupa.

La forma en que te percibes, no es fiel a la forma en que los demás te perciben.

Esta conversión ha tomado más de dos décadas y aunque todavía no es suficiente,  he decidido exhibir un poco de esta distorsión inconsciente que envenena la estima. 

Todo comienza con mi nombre. Creo que es especial. Para algunos es algo muy complejo, porque no es un sonido familiar o es una voz desconocida. Me llamaron así, eso es lo que soy, Mairelys.

La personalidad atípica. Ser ermitaño es un código que viene grabado. Me encantan las personas, pero me gusta quedarme conmigo. Me gusta sentir como los pensamientos revolotean en mi cabeza hasta dejarme atontada. Es un mundo paralelo que se vive a la par de lo que va ocurriendo.

Estudiar los detalles debe ser la razón de tanta abstracción. Acepto que soy samura*. Acepto que la mayoría de las veces no tengo tigueraje**. Me gusta eso. Pienso en mis abuelos y hasta en los padres de ellos. Gente con las manos en la tierra, sin pretensiones.  

La ciudad me vio crecer, pero en el campo conserva mi esencia.

La tranquilidad. Más de una vez he escuchado que transmito paz, que cuando todo se derrumba yo mantengo la calma. Es posible…

Mis batallas son internas. Mi mundo interno es casi virgen. Yo lo recorro. Me asombro, pero no lo comparto. Muchos creen que me falta ánimo. Unos dijeron que me lo habían robado mis hermanos. Es posible…

“Ella no es carne, ni pescado”. ¡Si! es posible…

La inocencia se conserva por mucho tiempo. A lo mejor es un regalo. Nunca quise correr con el resto. Llevo mi propio ritmo. Vivo mis propios rituales. Guardo mis penas y las saco solamente para celebrar mi valentía.

Las particularidades. Una vez le dijeron a mis padres: “Los primerizos siempre salen con algún defecto”. Por supuesto, esta persona nunca sabrá que lo escuché.

Ser bajita es una marca. Algunas veces es un impedimento, para cargar cosas, para levantar otras, sobre todo para bajar cosas.

Creo que lo único que me molesta de ser bajita, es que amo los zapatos cómodos y también bajos como yo. Hubiese sido mejor que me gustaran los zapatos altos para ayudarme un poco, no creen. Yo me siento bien con mi estatura.

Usé brackets en los dientes y sigo usando lentes desde los 12. En algún momento deje de usar los lentes para no verme tan nerd. Cosas del complejo automático que vamos ciñendo en el crecimiento.

Que les digo del peso. Después de ser una niña delgada, en la adolescencia subí unos kilos, todo indicaba que iba a ser rellenita. Allí llegaron los ejercicios y las dietas. 

Con todo ese background me vino a visitar la ansiedad.

Ahora juntemos persona acomplejada con persona sensible.

Era de esperarse. Los complejos explotan algunas veces. Los míos venían forjándose desde la adolescencia. En algunas etapas todo esto me parecía absurdo, hasta que un día fui diagnosticada con distimia, una depresión leve pero constante. 

A este punto de los desahogos, abrir el juego para exhibirlo es una pincelada de autoestima que se va asomando. Nada justifica que te dejes sumergir en un pozo sin fondo cuando alguien te dice que eres diferente.

Los juicios externos pueden servir para entrar en alguna frecuencia. Ahora bien, el efecto que estos producen es mejor dejarlos fuera de la circunferencia que nos encierra como individuos.

Jamás había hablado de esto. Al menos no lo había escrito para el público. Lo hago como una voz de alerta para todos aquellos que no se sienten a gusto con ellos mismos. Esos que se sienten fuera del mundo. Aveces retratados en las películas, en los libros, en las series y en la vida real.

La voz es lo que queda. El agradecimiento y el amor propio nos liberan.

La libertad de dejarnos ser es la llave que abre la puerta.

 

* Samura: (Dominicanismo) Dícese de la femina que no conoce de la vida, como si hubiera vivido toda su vida en una loma, lejos de la sociedad. Inadaptadas. Ariscas. Desencajá
** Tigueraje:(Dominicanismo) Es la forma de actuar o pensar con cierta habilidad y rapidez.
Fuente: Diccionario libre (internet)

 

Imagen desde Unsplash By Giulia Bertelli

 

Anuncios

2 thoughts on “3. La estima

  1. Eres una artista genuina con un corazón inmenso, imprimes en tus escritos todo lo que sientes de la vida lo que además te sirve de limpieza interna. Dios bendiga tu talento y espero que puedas seguir mostrando al mundo más para inspirar a otros con tu arte. Un abrazo, se te quiere mucho!. Alda.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s