Vintage


A mis 33 me siento vintage.

Escribirlo parece absurdo, pero es la pura verdad. Esa obsesión que tengo con los hitos del tiempo se ha vuelto más intensa que antes.

Vivir en el extranjero por 5 años ha potenciado el sentimiento de nostalgia a niveles insospechados.

Algunas épocas son más claras que otras. Siento que algunas décadas intermedias se perdieron en el mar de mi memoria. Como no se rinden fácilmente intentan aparecer de nuevo.

Suena una canción. Inmediatamente debo situarla en una época. Debo recordar lo que estaba haciendo.

Veo una película. Lo mismo

Veo una serie de televisión. Lo mismo

Leo un libro. Lo mismo.

Todo tiene una raíz profunda en este cuerpo antiguo con una envoltura que no parece envejecer. Me miro al espejo o en el reflejo de los cristales cuando viajo en metro. Me desconozco y me conozco tanto.

Delimitar un espacio cuando la realidad parece entrelazarse con el pasado es un ejercicio del subconciente.

Cosas olvidadas o neutralizadas, como versiones que buscan avanzar en una corriente prolongada. ¡Eso sí! una corriente fresca, teñida de verde y azul.

0jnblfcrim4-anna-jimenez-calaf
 

Photo Unsplash by Anna Jiménez Calaf

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s